¿Qué es la búsqueda semántica de Google y por qué es importante para el SEO?

La búsqueda semántica describe un tipo de dirección adoptada por los motores de búsqueda, que conviene tener en cuenta al trabajar el SEO de una web…

¿Qué es la búsqueda semántica?

La expresión búsqueda semántica asociada a Google (del inglés “semantic search“) se refiere a una tendencia de los motores de búsqueda para dar al usuario resultados más precisos.

Consiste en la incorporación de la semántica en la tecnología de los motores de búsqueda, con el propósito de identificar la intención del usuario al buscar y ofrecer los resultados más ajustados en función a su consulta.

Para eso, se toman en consideración estos y otros componentes:

  • Contexto de la consulta
  • Intención de búsqueda del usuario
  • Relaciones entre palabras (entidades/cosas: nombres de personas, lugares, conceptos, …)

Se trata de un enfoque de los buscadores, que permite desambiguar las consultas del usuario y devolver los resultados más relevantes para su caso.

La búsqueda semántica describe el modo en que los motores de búsqueda están evolucionando desde hace ya al menos 6 años con la implementación de diferentes algoritmos, la asistencia del aprendizaje automático y otros avances de la inteligencia artificial.

Algoritmos con los que Google busca comprender mejor la intención de quien busca para así generar respuestas más exactas y resultados más personalizados. En otras palabras, para satisfacer las búsquedas del usuario.

Hoy más que antes, el buscador puede distinguir las consultas según su contexto, diferenciando entre cosas, personas, lugares y hechos, tras interpretar estos y otros factores:

  • Historial de búsqueda del usuario
  • Ubicación del usuario
  • Variaciones de ortografía
  • Historial de búsqueda global

Al buscar una cosa aquí o en Japón, no salta el mismo resultado. La geolocalización del usuario incide.

También su historial reciente de búsqueda, cómo escriba las palabras e incluso cuál es la intención de esa búsqueda.

Porque no es lo mismo “cojer” en España que en América. Una cosa es el “escarabajo azul” Beetle Blue de DC Comics, otra el escarabajo azul de la madera (Korynetes caeruleus).

Los términos varían de significado entre un país y otro, pero también entre un ámbito y otro.

Algoritmos y tecnologías asociados a la búsqueda semántica

  • The Knowledge Graph (2012)
  • Hummingbird (2013)
  • RankBrain (2015)
  • BERT (2019-20)

Ver: ¿Qué es BERT? – Desentrañando el lenguaje del usuario

Implicancias de la búsqueda semántica para el SEO

Siendo una tendencia de los motores de búsqueda, se trata de un aspecto a tener en cuenta para quienes aplican SEO a sus páginas web, dando “pistas” semánticas que dejen claro y explícitamente de qué trata un contenido o sitio web.

Con el perfeccionamiento de los motores de búsqueda también debe cambiar el enfoque del SEO, es decir las formas de optimización.

Esto supone un foco especial hacia el usuario y especialmente en su posible intención de búsqueda, en lugar de escribir para imaginarios robots ciegos que sólo ven palabras claves repetidas en negrita.

Desde hace tiempo, los motores de Google no actúan así.

Comprenden un texto, los significados de los términos y vínculos entre ellos, así como el contexto de búsqueda y la intención del usuario.

Además de la calidad del contenido y la optimización técnica a efectos de indexar y posicionar bien, resulta clave mantener los ojos en la intención de búsqueda: ¿Qué es lo que está buscando el usuario?

Bajo el paradigma de la búsqueda semántica, no alcanza con identificar y encajar palabras clave sin sentido ni contexto.

Hace ya años, el SEO se reducía, básicamente, a incluir muchas palabras clave y backlinks. Hoy estos factores son esenciales, aunque no suficientes.

Por el contrario, hoy resulta fundamental para el SEO contextualizar y enriquecer esas palabras clave, estructurando cada contenido con conceptos, sinónimos e información valiosa.

En el mejor de los escenarios, el contenido de una web debe indicar (y demostrar) que comprende la intención de búsqueda del usuario.

¿Cómo contemplar la búsqueda semántica para el SEO?

La prioridad es la intención de búsqueda

Dejar de escribir sólo en torno a palabras clave.

En vez de orientarse exclusivamente a keywords, la estrategia “clásica” del SEO en otros tiempos, enfocarse en la intención del usuario al buscar. Encarar los contenidos en función directa a las consultas del usuario.

Para ello, se pueden utilizar herramientas gratuitas como Google Search Console e identificar aquellas consultas (“query”) que llevan a los usuarios a tu sitio web.

De este modo, se obtiene una fuente de temas para generar contenido.

Se sugiere agrupar diferentes palabras clave y separarlas por intención de búsqueda del usuario.

Como explican en Search Engine Journal:

Una vez que comprenda la intención de búsqueda, comience a crear contenido que aborde directamente esa intención en lugar de crear contenido en torno a palabras clave individuales o temas generales.

Contenidos concisos y completos

En vez de hacer varios contenidos breves respecto a temas y palabras clave específicas, resulta conveniente crear contenidos completos y de calidad.

Abordar el tema en la forma más concisa y a la vez exhaustiva posible, pero sin perder la brújula de la intención de búsqueda.

No escribir más por escribir más. Si algo no aporta valor, considera dejarlo fuera.

Si vas a escribir sobre “¿Por qué las abejas se están muriendo?” trata de responder lo más completo posible esta pregunta, sin extenderse en otros asuntos sólo para llegar a 4.000 palabras.

El usuario quiere saber los factores que influyen en la desaparición masiva de las abejas, no los beneficios de la miel, un tema que mejor destinar y profundizar en otro post por separado.

Lo ideal es reponder las consultas de modo preciso, claro y directo.

En todo caso, primero responder la consulta a la que cual apunta el contenido y recién luego profundizar en otros aspectos.

Apuntar a las búsquedas por voz

En parte, la búsqueda semántica parece relacionarse con el aumento de las búsquedas por voz. La comodidad de pulsar un botón y buscar sin necesidad de escribir.

Buscar por voz es diferente a las búsquedas por escrito. Como consecuencia, el buscador debió adaptarse a esta forma de buscar.

Si hace 10 años se buscaba “¿cuál es la mordida de animal más fuerte? qué potencia tiene?” -tal como alguien podría hoy buscarlo por voz- el resultado era incierto.

Google ahora entiende perfectamente qué quiere decir el usuario: qué busca.

Al menos, eso parece al dar los resultados, incluyendo en este caso el animal y la potencia de su mordedura:

Lenguaje natural y simple

Para facilitar la comprensión del contenido, tanto al usuario como a los motores de búsqueda, el lenguaje utilizado debe ser natural, más en un supuesto futuro dominado por las búsquedas por voz.

En términos de SEO y generación de contenidos, esto implica escribir en un tono conversacional, natural, tal como un amigo habla con otro amigo.

Escribir oraciones cortas centradas en sustantivos, es decir nombres de personas, lugares, cosas, hechos. La estructura sujeto y luego predicado.

Ejemplo:

¿Quién creó el water?

John Harington es un noble británico, autor y traductor, más conocido por inventar en 1597 el inodoro o water close.

Frases que respondan, concreta, simple y directamente una pregunta.

Palabras clave y Sinónimos

Incluir palabras clave y sinónimos de ella permite dar un mejor contexto al contenido.

Podría considerarse un modo de enriquecer la propia palabra clave, aportar claridad y ahorrarle posibles confusiones al buscador. Y al usuario.

Componer textos que incluyan palabras clave, sinónimos, preguntas asociadas, palabras clave de cola larga relacionadas, entre otras referencias y especificaciones que sumen, naturalmente, para aportar un mayor contexto semántico al contenido.

También se pueden incorporar las preguntas relacionadas que sugiere el propio buscador.

Las palabras clave siguen siendo importante, pero no solas.

De hecho, el algoritmo RankBrain está constantemente aprendiendo cuáles son los resultados más valiosos a ojos del usuario, pudiendo mostrar resultados que considera buenos para responder una consulta, incluso aunque no contengan palabras exactas de la búsqueda.

Facilitar la estructura interna del contenido

Utilizar índices, listas, subtítulos, FAQ y otros formatos que sirvan para estructurar la información claramente y darla más en bandeja a los motores de búsqueda.

Sirven mucho los artículos estructurados con preguntas y respuestas, consejos en listas con viñetas o instrucciones paso a paso en listas numeradas para ofrecer respuestas concretas.

Uso de datos estructurados

Otra forma de facilitar la labor de los motores de búsqueda es usar los llamados “datos estructurados” (“structured data“), ya que ayudan al buscador a comprender mejor el contenido de un sitio web.

El blog de Google para desarrolladores señala que es posible ofrecer “pistas explícitas sobre el significado de una página” incluyendo datos estructurados en ella.

Así define Google los datos estructurados:

“Los datos estructurados son un formato estandarizado para proporcionar información sobre una página y clasificar el contenido de la página; por ejemplo, en una página de recetas, cuáles son los ingredientes, el tiempo y la temperatura de cocción, las calorías, etc”.

Son distintos tipos de markup (marcado), que se agregan en el código fuente para dar información adicional sobre una web, clarificando a los motores de búsqueda acerca del tipo de datos y vínculos entre ellos contenidos en ella.

Como señala Moz, página especializada en SEO, los datos estructurados pueden usarse para comprender mejor el contenido, pero también para:

“indicar un deseo de obtener resultados de búsqueda enriquecidos. Estos fragmentos proporcionan a los usuarios información adicional sobre el contenido de la página y pueden mejorar los porcentajes de clics (CTR) de la búsqueda orgánica”.

Algunos datos estructurados:

  • Microdata
  • schema.org
  • Microformats
  • RDFa

Ejemplos Shema para…

Tiendas/Empresas/Negocios

LocalBusiness Schemas

E-commerce

Product Schema
Nest Ratings or Review

Blog

Article Schema
Question Schema
List Schema

En pequeña conclusión…

El significado de las palabras y expresiones. Ese es, a grandes rasgos, el campo de estudio de la “semántica”.

Desde 2012 la semántica ha sido implementada en las tecnologías utilizadas por los motores de búsqueda para dar resultados más exactos en relación a las búsquedas del usuario.

El buscador comprende los significados de las entidades o cosas del mundo real, sus relaciones entre sí e incluso ciertos matices en su significado, con lo cual cada vez más se acerca a captar qué está buscando el usuario.

Facilitarle la tarea al motor de búsqueda es parte de la tarea del SEO.

De ahí la importancia de entender el concepto y enfoque de la llamada búsqueda semántica.

Comprender qué busca el usuario puede ayudar a hacer coincidir su consulta en el buscador con un contenido o página web.

Un comentario en “¿Qué es la búsqueda semántica de Google y por qué es importante para el SEO?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *