Quien te venda un tutorial único y garantizado de cómo posicionar una página en Google para aparecer en el 1º resultado siguiendo unos pocos pasos, te miente. Si bien no es posible asegurar posiciones, sí pueden atenderse ciertos factores para iniciar el proceso de posicionamiento o bien para mejorarlo…

¿Cómo posicionar una página en Google?

Existen varios métodos y prácticas para posicionar una página en Google, como ser el uso de:

  • Publicidad paga
  • SEO

La publicidad paga (SEM – CPC) consiste, básicamente, en publicar anuncios sobre productos / servicios de tu página web. Por ejemplo, los populares anuncios de Google Ads.

https://i1.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/Screenshot_2-1-1024x676.png?resize=580%2C383&ssl=1
Así se ven los anuncios pagos de Google.

Se trata de una alternativa útil si necesitas un posicionamiento inmediato. Pero cuando dejas de pagar desapareces de los resultados.

El SEO, en cambio, es un proceso a largo plazo, que combina diferentes acciones de optimización con el propósito de mejorar el posicionamiento de una página web en los resultados de buscadores como Google.

https://i1.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/4.jpg?resize=580%2C387&ssl=1

Abreviación de Search Engine Optimization, el SEO supone trabajar el posicionamiento orgánico de una página web y atender ciertos criterios que toman en consideración, supuestamente, los motores de búsqueda.

Esto puede ayudar a obtener tráfico y posibles clientes / conversiones.

Si buscas un modo de posicionar una página web sin depender de los anuncios pagos, el SEO es la mejor alternativa.

¿Qué hacer para posicionar una página en Google con SEO?

No hay una fórmula garantizada de 5 ni 100 pasos, pero sí existen determinadas pautas y prácticas que podrían ayudar a mejorar la clasificación de una página web en los buscadores de Internet.

https://i0.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/44.png?resize=580%2C195&ssl=1

Ten en cuenta que los algoritmos utilizados por Google para privilegiar un resultado de otro involucran un montón de factores.

Posicionar una página en Google es necesariamente un proceso, que implica abordar al menos algunas de estas labores en algún momento:

  1. Mejorar la experiencia de usuario
  2. Iniciar una estrategia de contenidos
  3. Medir el rendimiento de tu sitio web
  4. Estudiar a los rivales
  5. Solicitar una auditoría a terceros

Optimización del sitio web para mejorar la UX

La tan buscada experiencia de usuario (UX) se ha vuelto un factor primordial, al que Google presta mucha importancia.

https://i1.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/chalk-chalkboard-seo-ux.jpg?resize=580%2C387&ssl=1

Consiste en un conjunto de métricas que indican cómo interactúan las personas con un sitio web, cuánto permanecen y cómo se comportan, cuál es la tasa de rebote de una determinada página, etc.

Para determinar la experiencia de usuario, uno de los datos que usa Google es el CTR (tasa de clics), un indicador de la cantidad de clics que recibe un enlace a un sitio web por cada 100 veces que aparece en los resultados de búsqueda.

Lógicamente, cuanto más alto sea el CTR mejor, ya que será una señal para las arañas del buscador de que ese enlace merece un lugar destacado entre los resultados.

Cuanto más tiempo se queden en tu sitio interactuando con varias de sus páginas, aumentará el CTR y mejorará la tasa de rebote. Números a los que Google dedica especial atención.

Obviamente, mejorar la experiencia de usuario no depende solamente de la calidad del contenido.

El trabajo de la experiencia de usuario involucra tareas continuadas a nivel de la estructura, diseño y funcionamiento del sitio web.

Entre otros aspectos, mejorar la experiencia de usuario consiste en optimizar:

La velocidad de carga

Está comprobado: un sitio web lento de cargar -más de 3 segundos- hace que la gente salga tan rápido como entró.

https://i1.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/wq.png?resize=580%2C423&ssl=1

La paciencia, en el mundo web, no existe. Y va más allá de la edad.

Una página con diseño atractivo y contenido excelente, pero con una velocidad de carga pésima es, lamentablemente, un desperdicio.

La visualización del sitio en todas las pantallas

Hoy no es un consejo, sino una exigencia: toda web debe verse bien desde cualquier dispositivo.

https://i0.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/weww-1024x576.png?resize=580%2C326&ssl=1

Diseñar un sitio web solo pensando en la PC es perder el foco. Las búsquedas por teléfono móvil no pararán de crecer.

Usa esta plataforma de Google para comprobar si tu sitio está optimizado en móviles, esta herramienta para testear el AMP de tus páginas y las herramientas PageSpeed Insights y Lighthouse para monitorear la velocidad web.

Estructura clara

La estructura del sitio web es un asunto importantísimo. Todo debe estar muy claro y ordenado, para facilitar la navegación del usuario y evitar cualquier tipo de confusión e irritación.


Un diseñador y un desarrollador web formados en SEO son patas ineludibles en el proceso de posicionar una página en Google. Solo con un redactor de contenidos, la cosa estaría incompleta.

Además, a lo largo de la vida de un sitio web pueden surgir una cantidad enorme e impensada de problemas y errores. No es cuestión de googlear y ver qué hacer. Delega en quienes saben hacerlo.

Lo mismo si quieres que un contenido de tu sitio web posicione. Si nunca escribiste un párrafo en tu vida, solicita los servicios de un redactor SEO.

Posicionar una página web con contenidos

Más que sitios web en general, Google lo que posiciona son páginas de sitios.

Un modo comprobado de atraer al usuario a tu sitio es mediante la publicación de páginas con contenido.

En otras palabras, es posible aprovechar la creación de contenidos para aparecer en Google y así recibir tráfico.

https://i1.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/Screenshot_6-1024x684.png?resize=580%2C387&ssl=1

Pero no cualquier contenido, sino el llamado ‘contenido SEO’, que no es repetir palabras clave en títulos y cuerpo del texto.

Como consejos básicos:

  • Delinear una estrategia de contenidos
  • Crear contenido relevante para el usuario
  • Trabajar la legibilidad del texto
  • Destinar tiempo a las etiquetas SEO
  • Construir enlazados internos y -ojalá lleguen- externos
  • Evitar la sobreoptimización
  • Apuntar a las palabras / frase clave apropiadas
  • Aprovechar el potencial de las palabras clave de cola larga para posicionar
  • Actualizar y no parar de publicar nuevos contenidos

Definir una estrategia de contenidos

Con una estrategia de contenidos SEO es posible tratar de posicionar en los resultados de Google para determinadas palabras y frases relacionadas con tu nicho.

El primer paso de la estrategia consiste en realizar una búsqueda de palabras clave utilizando ciertas herramientas SEO para identificar términos clave, frases y temas sobre los cuales podrías centrar tus contenidos, basados en qué buscan los usuarios y cómo lo buscan.

Luego, es momento de generar contenidos de calidad apuntando a esas palabras / frases clave.

La idea es que, cuando un usuario busque por ellas, encuentre tus contenidos y pueda así llegar a tu página web. Algo tan simple de decir, como difícil de hacer.

Un procedimiento muy eficaz consiste en enfocarse en el SEO local, una esfera del SEO que consiste en mejorar el posicionamiento para las búsquedas realizadas en un área geográfica en particular, sea una ciudad o país.

Contenido relevante

Esto es: crear contenido útil para lo que el usuario buscó.

Para ofrecer una buena experiencia de usuario no solo se necesita de un sitio web perfecto, sino también de contenido relevante, que responda su intención de búsqueda.

Las páginas deben ser rápidas de cargar, atractivas de diseño y simples de navegar, pero además tiene que haber contenido de calidad, bien escrito y realmente valioso para quien lo lee.

Si alguien quiere saber sobre los orígenes de Internet debe encontrar eso y no otra cosa. El relleno de contenido es mala palabra.

Si los usuarios valoran bien tus contenidos, eso será un motivo de interés suficiente para Google, que podría recompensarte dándote una oportunidad de visibilidad mayor.

Amigable de leer

El contenido puede reunir mucha información y opiniones excepcionales, pero la presentación del contenido es igual de importante.

La legibilidad del texto debe estar cuidada. Usar párrafos cortos, subtítulos, negritas, viñetas, cursivas, comillas, imágenes y otros recursos.

Manejo de etiquetas SEO

Además del contenido propiamente dicho, hay que trabajar bien los títulos SEO de cada publicación, sus meta descripciones y URLs.

Estas etiquetas SEO son clave, porque son los elementos que aparecen en las páginas de resultados de Google, siendo el primer punto de contacto entre el usuario y tu sitio.

https://i1.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/Screenshot_7-1024x191.png?resize=580%2C108&ssl=1

Además, aprovechar la etiqueta “alt” de las imágenes para incluir la palabra clave del contenido. Suma.

Ver: Claves para una redacción SEO

Construir enlazados entre páginas

Otro punto capital es tender un enlazado interno entre diferentes páginas de tu sitio, entablando puentes coherentes y útiles para el usuario. Esto implica construir lazos oportunos entre contenidos.

https://i1.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/4erteret-1024x512.png?resize=580%2C290&ssl=1

A la vez, incluir enlaces externos a fuentes confiables y con autoridad para que el usuario pueda ampliar y aprender más.

Y si algún día los sitios web comienzan a usar enlaces externos a tus contenidos debido a su calidad, esto transferirá autoridad a tu sitio a ojos de Google.

Si bien muchos compran y venden enlaces para acelerar esta posible transferencia de autoridad, lo mejor es que suceda en modo natural e involuntario. O mediante intercambios no alevosos y mutuamente convenientes.

Vinculado a los enlaces, también es importante usar correctamente los atributos rel nofollow, rel sponsored o rel ugc.

NO escupir palabras clave por todos lados

Ojo, ya no es como antes. No es cuestión de meter la palabra clave a prepo y hasta el hartazgo. Esto antes servía, hoy puede ser contraproducente.

Escribir naturalmente, obviar la escritura robótica tipo “zapatos caballero precio” – sino que “precio de zapatos para caballeros”. No subestimes al lector, tampoco a Google. Sí, Google entiende.

Los términos a los que apunta el contenido deben ser claros, para lo cual sirve mucho aportar riqueza semántica al término / frase clave, utilizando sinónimos y variantes de significado que sirvan para reforzar y clarificar de qué habla el contenido.

Ver: BERT de Google ? Desentrañando el lenguaje del usuario

Enfocar bien

Pero no se trata de posicionar por posicionar.

Resulta muy importante preguntarse: ¿Qué quiero posicionar y para qué?

O formulado diferente:

¿Para qué tipo de búsquedas me gustaría posicionar y con qué fin?

Podría ser para posicionar determinado servicio del que nunca has hablado, posicionar un producto nuevo de tu empresa, clasificar un tema con búsquedas regulares a lo largo del tiempo que está relacionado con cosas de tu sitio, etc.

Pero no te encandiles con palabras clave de enormes volúmenes de búsqueda, porque son poco probable de clasificar.

Aprovechar las palabras clave de cola larga

Te apuesto que no posicionarás para “seguro de auto“, pero sí podrías clasificar para “seguros de auto para extranjeros en México“.

Las llamadas ‘long tail keywords’ o palabras clave de cola larga son más simples de posicionar, debido a que suelen tener menor competencia.

https://i0.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/eew-1024x659.png?resize=580%2C373&ssl=1

A la vez, se trata del formato común con que suele buscar cualquier usuario. Ingresando en el buscador frases más o menos largas, formulando preguntas y comparaciones.

Aprovecha este tipo de consultas largas, sirven para posicionar.

Refrescar el contenido y no dejar de publicar

Por otra parte, también se valora favorablemente la actualización del contenido existente, así como la publicación regular de contenido nuevo. No es hacer 10 y olvidarse del asunto.

Sigue publicando, sigue generando valor a través de contenidos, actualiza y mejora los que están.

El contenido puede considerarse como el alimento básico de todo sitio web.

Medir el rendimiento de tu sitio

Después de aplicar horas, días y meses en optimización llega el momento de hacer un monitoreo y seguimiento de los datos generados por tu sitio.

https://i0.wp.com/wp.servisaberlo.com/wp-content/uploads/2020/10/dfasfa.png?resize=580%2C326&ssl=1

Las herramientas pagas como Ahrefs, SEMrush u otras son estupendas para analizar tu sitio, encontrar palabras clave jugosas y seguir a tus rivales.

Pero Google tiene a disposición varias herramientas gratuitas de consulta obligada.

Entre ellas, Google Analytics y, en especial, Google Search Console.

Ver las visitas, el tiempo de permanencia, la tasa de rebote, las páginas con mejor rendimiento, el origen del tráfico y otros datos permite reenfocar la estrategia, cambiar de rumbo, hacer ajustes y mejoras.

Por ejemplo, mejorar contenidos ya publicados, generar más contenido para ciertos países, etc.

Estudio de la competencia

Para saber dónde estás parado en el panorama digital, es fundamental hacer un análisis de la competencia.

Luego de estudiar a la competencia, podrás vislumbrar sus puntos débiles y también identificar posibles oportunidades de contenidos y acciones que ellos no están aprovechando.

El SEO no es a ciegas. Si quieres superar el posicionamiento de tu competencia debes saber qué están haciendo bien para así proponer algo mejor.

Auditorías externas

Mejorar lo que ya está hecho es otro aspecto crucial. De eso se trata, en definitiva, la optimización.

En ocasiones, sobre todo cuando un sitio web crece en tamaño, contenidos y recursos, se vuelve necesario acudir a un tercero que se ocupe de auditarlo con sus herramientas e interpretaciones.

Una auditoría externa puede proveerte un análisis en detenimiento de la arquitectura web y la estrategia de contenidos llevada a cabo, con el fin de detectar problemas y proporcionar los ajustes y soluciones según cada caso.

Por medio de una auditoría SEO, el objetivo es comprender, por ejemplo, por qué tal sitio no está posicionando.

Esto incluye identificar problemas concretos (canibalizaciones de palabras clave, inconvenientes de la arquitectura del sitio, contenido pobre, etc.) y mostrar oportunidades para mejorar la clasificación actual.

Cada cierto tiempo, todo sitio web debería pasar por una auditoría, que revele los problemas existentes y formas de remediarlos, informando además pautas concretas de optimización.

¿Cómo posicionar una página en Google gratis?

No sería posible, porque aunque aprendas todo sobre posicionamiento en Google, se te dificultaría ejecutarlo sin el trabajo de otros.

Difícilmente una sola persona pueda cubrir todas las acciones involucradas en el proceso de posicionar una página en Google.

Algo de inversión vas a necesitar, ya sea en herramientas, mejoras del sitio web, creación de contenidos, diseño, desarrollo, etc.

Para mejorar factores asociados al posicionamiento de una página web, se requiere:

  • Tener conocimientos y experiencia en desarrollo web.
  • Un diseñador web con nociones fuertes de estética y experiencia de navegación.
  • Capacidades de análisis e interpretación de datos.
  • Habilidades para redactar contenidos que respondan las intenciones de búsqueda de los usuarios y al mismo tiempo complazcan los parámetros de los motores de búsqueda.

Si necesitas un servicio para posicionar una página en Google, consulta aquí nuestras tarifas y escríbenos por acá.