Tasa de rebote en Google Analytics – ¿Cómo bajarla?

tasa de rebote en google analytics

Cuando se observa una alta tasa de rebote en Google Analytics, la primera reacción es pensar que algo no está bien. Y probablemente así sea. Pero no siempre.

Hay veces que convivir con un porcentaje de rebote alto no es un problema mayor. En otras situaciones sí es un inconveniente, con lo cual se podría tratar de hacer algo para bajarlo.

¿Qué es la tasa de rebote en Google Analytics?

La tasa de rebote, conocida como’bounce rate‘ en inglés, es un porcentaje que refleja la cantidad de usuarios que llegan a un sitio web y se van sin visitar otras páginas del mismo dominio.

tasa de rebote
Bounce Rate – Porcentaje / Tasa de rebote en Google Analytics

El porcentaje de rebote, una de las tantas métricas que aparecen en Google Analytics, mide cada vez que alguien entra a una página web y sale sin generar clics en otras páginas de ese sitio web.

Un rebote se da cuando se produce una sesión de una sola página web.

Así lo define la sección de Ayuda de Google Analyics, plataforma de Google dedicada al monitoreo del tráfico:

“Un rebote se calcula específicamente como una sesión que únicamente activa una solicitud en el servidor de Analytics, por ejemplo, cuando un usuario abre una sola página en su sitio web y, a continuación, sale sin activar ninguna otra solicitud en el servidor de Analytics en esa sesión”.

¿Una tasa de rebote muy alta es un problema?

Por lo general sí, aunque depende del tipo de sitio web y el propósito de sus páginas.

Generalmente, supone un problema, ya que la tasa de rebote es uno de los tantos factores que inciden en el posicionamiento. Un sitio con una tasa de rebote muy alta puede significar que los usuarios no encuentran allí lo que buscan. Y esto Google lo toma en cuenta.

En el caso de portales de noticias o páginas que buscan vender productos, por ejemplo, el hecho de que los usuarios solo visiten una página y se vayan, no es algo bueno.

Una alta tasa de rebote en Google Analytics podría significar menos posibilidades de exploración y conversión por parte del usuario.

Sería, en especial, un auténtico desperdicio, si tu sitio web efectivamente tiene un amplio abanico de páginas webs y alternativas de navegación, pero el visitante no accede a ellas porque se va antes.

¿Cuándo una alta tasa de rebote en Google Analytics no es un problema?

Cuando obtener sesiones de una sola página no es un problema.

bounce rate

Tal podría ser el caso de sitios web que constan de una única página web o blogs con múltiples tipos de contenidos diferentes entre sí y valiosos por sí mismos.

A veces, una alta tasa de rebote sería algo normal, no necesariamente un problema a solucionar.

Por ejemplo, si un usuario busca cómo desinstalar el antivirus AVG, entra a tu artículo, accede a la información que necesita, desinstala el AVG con éxito y luego se va, esto es algo bueno: encontró lo que estaba buscando.

Pero si al entrar al tutorial de cómo desinstalar AVG se encuentra con información sobre cómo desinstalar el Avast, probablemente cerrará la sesión, porque no era eso lo que en ese momento buscaba. Esto es un rebote más bien negativo.

Tasa de Rebote – Fórmula

La fórmula para obtener la tasa de rebote en Google Analytics se reduce a una simple división. Como explica la sección de Ayuda de Google Analytics:

¿Hay 1 fórmula para bajar el % de rebote?

Algo como una fórmula garantizada, no existe. Si no, todos la usaríamos y nadie tendría altas tasas de rebote. Sin embargo, sí hay algunas prácticas y procedimientos que podrían ayudar a bajar su %.

Eso sí, se debe tener en mente que implementar el proceso de acciones que involucran al SEO depende del trabajo conjunto de diferentes áreas.

La optimización de un sitio web no se reduce a generar contenidos de calidad e instalar plugins en WordPress. Resulta ineludible el rol de desarrolladores web, diseñadores, expertos de ámbitos específicos del marketing digital y otras manos. Nunca una sola.

¿Cuánto es una tasa de rebote aceptable?

Depende mucho, variando entre 20 % y hasta 90 %, si bien entre 20% y 50% sería casi el ideal. De acuerdo con datos de Custom Media Labs, estas son las tasas de rebote aceptables en función al tipo de sitio web:

Tipo de Sitio WebRango de Porcentajes de Rebote Aceptables
Plataformas de comercio electrónico / Minoristas de productos20% – 40%
Sitios B2B25%-55%
Sitio de generación de leads  
Canal de venta de productos / Servicios
30%-55%
Sitios web de contenidos35%-60%
Páginas de destino / Landing Pages60%-90%
Blogs – Diccionarios – Portales de noticias65%-90%

¿Cómo bajar la tasa de rebote?

No hay una única forma de reducir un elevado porcentaje de rebote y no siempre es un problema, pero se podría intentar bajar las cifras demasiado altas aplicando estas y otras prácticas:

  1. JAMÁS engañar al usuario
  2. Mejorar la velocidad de carga del sitio web
  3. Tener un sitio web adaptado a dispositivos móviles
  4. Apuntar a las palabras clave indicadas y con páginas en consecuencia
  5. Apuntar al visitante correcto
  6. Diseño y desarrollo web de sitios no solo atractivos, sino fáciles de navegar
  7. Crear más páginas de destino enfocadas a tus palabras clave principales
  8. Evitar los anuncios invasivos
  9. Mejorar la legibilidad de tus textos
  10. No dejar de crear nuevos contenidos
  11. Enlazado interno coherente en todas tus publicaciones
  12. Activar que enlaces externos se abran en una nueva pestaña
  13. Depurar los enlaces rotos
  14. Página 404 útil

Veamos cada una de estas sugerencias para bajar la tasa de rebote en Google Analytics, ya sea a modo de placebo visual o para realmente intentar reducir un poco las salidas rápidas del usuario.

Jamás engañar al usuario

Estafar al usuario para obtener visibilidad en Google es un error garrafal. No subestimes al usuario de Internet, tú también eres uno, como cualquier otro.

Si prometes información que luego no encontrará en tu sitio tienes casi asegurado un rebote. Entrará y se irá.

No vendas perro por tortuga. Sé honesto y transparente. Engañar con títulos por un lado y contenido por otro es prácticamente igual a rebote.

Mejorar la velocidad de carga del sitio web

El usuario es impaciente. Si tu página tarda demasiado en cargar, en vez de esperar, cualquier visitante que entró probablemente la cerrará.

Los sitios web muy lentos hacen que el visitante entre y salga, por más contenido de calidad que haya. Ni podrá comprobarlo.

Pero si la velocidad de carga demora apenas un par de segundos, al menos verá que hay.

¿Cuánto está dispuesto a esperar el usuario? Según Google, no más de 3 segundos.

El tiempo de carga se vuelve aún más importante en los dispositivos móviles, donde la impaciencia suele ser mayor.

La regla es prácticamente proporcional, cuanto más lento se cargue una página web mayor podría ser la tasa de rebote.

En ocasiones, es posible mejorar la velocidad realizando ciertos ajustes, como ser:

  • Optimizar las imágenes
  • Eliminar plugins innecesarios y dejar solo los esenciales
  • Optimización de la caché
  • Moderar o eliminar los anuncios
  • Cambiar de servidor

Ver: ¿Cómo mejorar la velociad de carga web?

Para saber cuál es la velocidad de tu sitio, ingresa tu URL (o incluso páginas web específicas de tu sitio) en estas plataformas:

Pingdom

PageSpeed Insights

Tener un sitio web adaptado a dispositivos móviles

Hoy por hoy tener un sitio amigable con los dispositivos móviles no es una recomendación, sino una necesidad del mundo digital.

Los sitios responsive son aquellos especialmente diseñados para verse bien desde diferentes pantallas, sean computadoras, tablets y móviles.

Además, un sitio responsive, adaptado al marco de los dispositivos móviles, tiene más posibilidades de clasificar en Google. Es uno de los tantos factores que los motores de búsqueda toman en cuenta.

Aquí puedes comprobar si tu sitio está optimizado para móviles.

También se sugiere acelerar la velocidad de carga móvil con AMP (Accelerated Mobile Pages), tecnología desarrollada y mantenida principalmente por Google, que permite crear páginas web rápidas de cargar en dispositivos móviles.

Apuntar a las palabras clave indicadas y con páginas en consecuencia

Seleccionar palabras clave relacionadas con tu área de negocios / nicho, que sean valiosas para traerte tráfico, siempre y cuando puedas generar contenidos y páginas web a la altura.

Además de palabras con buen volumen de búsquedas, si tu estrategia se centra en generar contenidos para ganar dinero con AdSense, lo mejor es apuntar a la vez hacia algunas palabras claves costosas, de CPC alto (CPC – Cost per click).

Pero evalúa antes el grado de competencia. Lanzarse a ciegas es válido, aunque el camino puede ser más largo y frustrante -o no-.

En todo caso, aprovecha las palabras clave como un disparador para crear contenido de calidad y en profundidad.

Si cubres en una sola página web múltiples preguntas y temas relacionados con problemas, consultas o necesidades urgentes del usuario, tal vez siga leyendo y pase más tiempo en tu página.

Por el contrario, si con el título dices ‘como solucionar …’ y no das ninguna solución real, sino solo repetición de palabras clave y humo con texto, el usuario se irá enseguida. Y tal vez ni regrese.

En modo indirecto, el tiempo de permanencia puede ser un indicador de la confianza que le inspira tal sitio. O al menos de interés.

Por otro lado, no apuntar a palabras claves solo por clasificar con ellas. Si logras posicionar muy bien para una determinada palabra clave, pero luego no tienes ningún contenido relacionado con ella, esto también podría provocarte un alto rebote.

Pero si tienes muy buen contenido según la valoración del visitante, entonces seguirá en tu página.

Como explica el experto en marketing digital y dueño actual de Ubersuggest, Neil Patel:

“Recuerde que cuanto más tiempo pasan en su sitio, más probabilidades tienen de querer leer más y más confían en usted. Eso reducirá su tasa de rebote a la mitad o incluso más”.

Apuntar al visitante correcto

Muchas veces, el problema no es la “calidad” del contenido (un concepto además demasiado subjetivo), sino que el error radica en atraer al visitante equivocado.

Si tienes una plataforma de e-commerce de calzado para futbolistas, el objetivo principal es justamente vender tus productos.

Generar artículos informativos solo para cubrir palabras clave potentes pero alejadas de tu nicho puede no tener sentido. Puede generarte ninguna venta.

Si vendes zapatos quieres que te los compren, no quieres captar cientos de miles de visitas de simples lectores.

La pregunta a responder es: ¿a quién va dirigido tal contenido y para qué?

Identificar antes el público correcto de tu sitio para así generar contenidos orientados a ellos.

Enfocarse a una audiencia específica puede aumentar las probabilidades de que encuentren en tu sitio lo que buscan y sigan explorando asuntos relacionados, disponibles en otras de tus páginas.

Por el contrario, la caída masiva de visitantes incorrectos, no útiles para el propósito de tu sitio, puede traerte altas tasas de rebote.

Si alguien busca calzado para montañas y cae a tu sitio dedicado a vender calzado para futbolistas porque publicaste un contenido enfocado a ese término, hay altas probabilidades de que no te compre. Lo leerá y se irá.

Diseño y desarrollo web de sitios atractivos y fáciles de navegar

Un diseño atractivo y depurado capta más la atención que uno de fachada fea y organización confusa.

El sitio web debe mostrar en forma muy clara y completa las opciones de navegación.

Una estética simple y vistosa es clave, pero también que sea muy fácil de navegar, sin confusiones, esfuerzos ni adivinanzas.

Crear + páginas de destino enfocadas a tus palabras clave principales

Las landing pages (páginas de destino) son páginas web focalizadas especialmente en generar conversiones, ya sea una venta en línea, la solicitud de un servicio o el registro en una plataforma.

Un camino posible es crear para cada producto o servicio proporcionado una página de destino, que sea rápida de cargar, atractiva, simple de navegar y con un destacado botón de ‘Comprar’ y/o un formulario de contacto bien a la vista.

Después de crear varias páginas de destino, enfocadas a palabras clave valiosas para tu nicho, enlazarlas todas desde la página de inicio.

Esto aumenta las opciones de navegación, mediante páginas específicamente diseñadas para tratar de provocar una acción por parte del usuario.

Para encontrar rápidamente lo que los visitantes esperan encontrar, prueba a incluir varias páginas de destino desde la home de tu sitio para facilitarlo.

Tanto en la página de inicio como en las páginas de destino, resulta fundamental que el visitante pueda ver cómo contactarte y obtener tu producto / servicio al instante.

Lo que en marketing digital se llama CTA (call-to-action), una llamada a la acción clara, fácil y rápida de ver.

Evitar los anuncios invasivos

Los anuncios publicitarios provistos por AdSense, Mediavine y Ezoic, por ejemplo, a menudo son una fuente de ingresos para mantener con vida un sitio o para ganar un dinero extra mes a mes.

Pero se debe tener en cuenta que ciertos anuncios suelen provocar una mala experiencia de usuario. De hecho, muchos usuarios ven un anuncio y ya cierran el sitio.

Cuanto más invasivo es un anuncio peor tiende a ser la experiencia del usuario y antes se irá. En otras palabras, muchos anuncios invasivos causan altas tasas de rebote.

Por tal motivo, se sugiere no usar pop-ups o al menos moderar las molestas publicidades que se abren en ventanas emergentes, porque interrumpen la navegación y lectura, afectando la experiencia del usuario.

Del mismo modo, evitar o limitar el uso de anuncios en muchos lugares, ya que distraen e impiden centrarse en la parte importante del sitio. O simplemente molestan y producen salidas instantáneas de visitantes.

El exceso de anuncios suele generar mucho rebote.

Mejorar la legibilidad de tus textos

Chorros larguísimos de texto suelen generar una alta tasa de rebote.

Es posible escribir algo completo, extenso y en profundidad, sin sacrificar en términos de legibilidad.

El contenido debe ser bueno, pero también debe serlo su presentación.

Bloques de textos enormes y desagradables a la vista pueden ser el origen de un rebote, desestimulando su lectura.

Usa párrafos cortos, de apenas unos renglones.

Para que la lectura sea más rápida y digerible a ojos del usuario, aprovecha el uso de:

  • Subtítulos
  • Listas con viñetas
  • Textos destacados en bloques con color
  • Tablas
  • Algunas negritas
  • Videos e imágenes

Y otros recursos visuales para dar una estructura amigable del texto.

La utilización de subtítulos, por ejemplo, permite obtener un vistazo de los temas más relevantes del contenido, facilitando al lector qué es lo que puede encontrar y leer solo aquello que quiere saber.

Usa también una tabla de contenidos a modo de índice. Suma, sobre todo, para contenidos de gran extensión.

NO olvides que gran parte de los visitantes provienen a través de búsquedas en dispositivos móviles.

Como las pantallas son más estrechas, se producen cambios en la visualización del contenido.

Tenlo en cuenta para dar una buena experiencia de usuario, quizá el aspecto más importante a considerar si quieres bajar la tasa de rebote en Google Analytics, aunque a la vez, uno de los más difíciles de cumplir.

Haz un formato de texto fácil de leer. Tan simple y complejo como eso.

Ver: Claves para una redacción SEO perfecta

No dejar de crear nuevos contenidos

La actualización de un sitio web es esencial.

Por un lado, al actualizar se ofrecen contenidos nuevos y una variedad de temas para que el usuario pueda explorar. Es decir, más opciones de navegación.

Además, funciona como una señal de confianza. Significa que ese sitio está activo, que podrá volver y encontrar algo nuevo.

Por ello, se sugiere publicar regularmente contenidos originales y actualizados.

Lo fresco generalmente atrae más. Si alguien busca plugins para WordPress, tal vez prefiera entrar a una publicación reciente, actualizada, antes que a una de 2011.

Enlazado interno coherente en todas tus publicaciones

Un modo muy simple y eficaz de hacer que el visitante siga navegando consiste en incluir enlaces internos a otras páginas web de tu sitio.

El uso de enlaces internos puede aumentar las probabilidades de permanecer en el sitio y ampliar el abanico de navegación.

Tejer enlaces internos a contenidos relacionados, así como a artículos que sirvan para complementar la información o ahondar en otro asunto, permite despertar el interés del usuario para seguir navegando.

Esta práctica tan sencilla podría ayudar a reducir la tasa de rebote.

Activar que enlaces externos se abran en UNA nueva pestaña

Todos tus enlaces externos, es decir aquellos que van a URLs de otros dominios, deberían abrirse en una nueva pestaña.

Si se abre en la misma ventana, el resultado concreto es que el usuario saltará de tu página a la de otro sitio.

Esto aumenta la tasa de rebote y es una verdadera molestia, ya que deberá pulsar sobre el ícono de ‘Atrás’ cada vez para volver a donde estaba, si es que regresa.

Para que un enlace externo se abra en una nueva ventana, solo pulsa sobre ‘Open on a new tab’ en WordPress al momento de enlazar:

Pero también es posible aplicar esta configuración en modo automático a todos los enlaces externos de tu sitio web, a través de plugins muy recomendables como:

Open External Links in a New Window

External Links – nofollow, noopener & new window

Depurar los enlaces rotos

Los enlaces rotos (broken links) son aquellos que ya no funcionan. Al entrar, no hay nada que ver, con lo cual el usuario se va de inmediato, ya que no podrá encontrar lo que buscaba.

Para identificar los enlaces rotos, es posible usar Google Search Console o la plataforma Screaming Frog.

Luego, dependiendo del caso, podrás hacer un redireccionamiento 301 para redirigir a contenidos existentes.

Página 404 útil

En lugar de hacer la típica página 404 con el mensaje de error y “página no encontrada“, aprovecha esta página para enlazar a ciertas áreas de tu sitio y dar alternativas de navegación para tratar de que todavía no se vaya.

Por ejemplo, un botón atractivo para ir a la página de inicio, enlaces a las principales páginas de destino o incluir un buscador, tal como esta página 404 muy bien pensada.

Conclusión

Tener una alta tasa de rebote no siempre es un problema, aunque la mayoría de las veces sí.

No hay una sola forma de bajar la tasa de rebote, sino una combinación de múltiples prácticas, cuya sumatoria podría ayudar.

Pero ninguna es una garantía para reducir los porcentajes.

Eso sí, los contenidos y páginas web pobres y/o engañosas, que no responden la consulta o intención del usuario, suelen producir altas tasas de rebote, por más que hagas otras optimizaciones.

Por lo general, trabajar para mejorar aspectos de la experiencia de usuario puede ayudar realmente para bajar la tasa de rebote en Google Analytics.

Lo que sí debe seguirse como una norma de oro es NUNCA engañar al usuario. Si se siente estafado, no solamente se irá tan pronto como entró. No volverá.

Fuentes:

Blog de Neil Patel

Search Engine Journal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *