Densidad de palabras clave y SEO – ¿Hay una densidad de keyword adecuada?

densidad de palabras clave

La densidad de palabras clave, ¿mito o no? ¿Cuál es la densidad ideal? ¿Existe tal cosa? ¿Qué tan importante es para el SEO? ¿Por qué NO repetir tanto las keywords…?

¿Qué es una palabra clave?

Una keyword o palabra clave es una palabra o frase a la que apunta una página o contenido web.

Las palabras claves pueden ser un único término (“bodas”) o una frase (“servicio de bodas en Miami”), que describe el tema de un contenido o página web.

Es lo que escribe el usuario en el buscador para ver qué resultados aparecen.

¿Para que sirven las palabras clave?

Para intentar posicionar determinados términos o frases que suele buscar el usuario.

Al enfocarse en palabras clave, se busca clasificarlas para que cuando un usuario consulte por esa palabra u otras relacionadas caiga a tu web.

Por ejemplo, un sitio que vende cámaras portátiles de seguridad puede publicar un contenido de calidad con la palabra clave objetivo “cámaras de seguridad en vivo” para tratar de posicionar y así ofrecer sus productos.

Si se usa la palabra o frase exacta que introdujo el usuario, parte de ella y/o frases relacionadas, es posible que los motores de búsqueda muestren tu página entre sus resultados.

Pero esto no significa que para posicionar en Google u otros buscadores haya que utilizar palabras clave, repetirlas y ya.

¿Qué es la densidad de palabras clave?

La densidad de palabras clave es el ratio de la cantidad de veces que aparece una keyword en función al número total de palabras del texto.

Refiere al número de veces que aparece una palabra clave “buscable” dentro del contenido de una página web.

¿Cuál es la densidad de palabras clave adecuada?

No existe una densidad de palabras clave ideal. La densidad óptima de palabras clave es, en realidad, un mito.

Sí es necesario incluir las palabras claves para las cuales se quiere clasificar. Sin embargo, no se necesita repetir por repetir. Hay quienes sostienen que un par de veces ya es suficiente.

Para algunos expertos en SEO, la densidad óptima sería del 1 %, mientras que el Yoast SEO, uno de los plugins más utilizados de WordPress, recomienda una densidad de palabras clave de entre 0.5% a 3%.

Si un contenido de 100 palabras contiene palabras clave repetidas 5 veces, la densidad es del 5 %. En tal caso, el semaforito del Yoast saldrá en rojo, señalando que es demasiado.

En caso de que el texto tenga 1000 palabras y la palabra clave se repita 2 veces, el Yoast lo marcará también en rojo por resultar insuficiente.

Más que la cantidad de veces que aparece una palabra clave, lo importante es dónde se colocan y cómo se las complementa.

¿Dónde incluir las palabras clave?

Sin forzar la naturalidad del texto, las palabras clave deben aparecer en:

  • Etiqueta Título SEO (si es al inicio título, mejor)
  • Contenido del cuerpo (cuanto antes en la página/artículo, mejor)
  • Encabezados (H1, H2, etc.)
  • URL (slug)
  • Metadescripción
  • Etiquetas alt de imagen

Incluir la palabra clave que el usuario está buscando en la etiqueta de título y meta descripción puede aumentar las chances de que el usuario haga clic en ese contenido.

Si se obtienen tasas de clics más altas, eso sirve como una indicación favorable para las arañas de los motores de búsqueda.

Importante:

  • No incluir la palabra clave más de una vez en cada título, meta descripción, URL, encabezados.
  • En el cuerpo del texto pueden repetirse más de una vez.

Densidad de palabras clave y SEO

No hay un único componente determinante para el SEO, sino que la optimización supone una combinación de varios elementos y prácticas.

Creer que se posicionará únicamente por repetir 10 veces una palabra clave es una ingenuidad.

En otras épocas, el relleno de palabras clave parecía funcionar. Pero hoy, con el perfeccionamiento de los algoritmos de los buscadores, no alcanza y puede ser hasta contraproducente.

Google y otros motores de búsqueda se han vuelto más afinados y reconocen también aquellas palabras o frases relacionadas con la palabra clave seleccionada.

Más que la densidad de palabras clave, la experiencia del usuario juega un rol fundamental para aparecer y destacar entre los resultados.

Conservando hoy plena vigencia, Google Webmasters publicó en 2011 que no es necesario centrarse en la repetición de palabras clave:

“El hecho de que puedas decirlo 7-8 veces no significa necesariamente que te ayudará con tu clasificación”.

De hecho, a ojos de los motores de búsqueda la sobre optimización es un problema. Si Google detecta que está rellenando su texto con palabras clave, eso no es bien visto y puede afectar a efectos de posicionamiento.

¿Cómo calcular la densidad de palabras clave?

  • Contar el número total de palabras.
  • Dividir la cantidad de veces que aparece la palabra clave con el número total de palabras.
  • Multiplicar los resultados por 100.

Por ejemplo, la densidad de un post con 2.000 palabras y una palabra clave que aparece 10 veces es del 0,5 %.

Analizadores de densidad de palabras clave en línea

A continuación, algunas herramientas gratuitas que verifican en forma automática la densidad de palabras clave:

Consejos sobre el uso de palabras clave

Palabras relevantes

Identificar y utilizar palabras clave de alto volumen de búsqueda para generar más clics y mejores clasificaciones.

La búsqueda de palabras clave puede hacerse con herramientas pagas como SemRush, o bien con servicios de uso gratuito, como Google Search Console, el planificador de Google Ads, Keywordtool o la extensión Keyword Surfer.

Ver: Keyword Surfer – Extensión de Chrome para palabras clave

Frases clave, además de palabras clave

Incluir palabras clave de cola larga (“long tail keywords’) para obtener mejores conversiones (mayor % de CTR).

Además, el uso de este tipo de palabras clave facilita su posicionamiento, ya que suelen ser menos competitivas.

“Autos eléctricos” evidentemente tiene una competencia bestial y mucho mayor que “cuál auto eléctrico comprar en Dallas”.

Dado que repetir una frase clave larga resulta, naturalmente, más difícil, por lo general esto es tenido en cuenta al momento de la verificación de densidad de la frase clave, siendo en este caso menos estrictos los criterios.

Sinónimos

Usar sinónimos, términos, frases y palabras relacionadas con la palabra clave sirve muchísimo para facilitar la labor de los motores de búsqueda, ya que da un mayor contexto semántico del contenido, al enriquecer la palabra clave objetivo.

Además, el uso de sinónimos es una forma oportuna de evitar el exceso de repetición.

Complementar las palabras clave es una práctica valiosa, enmarcada en la llamada búsqueda semántica, un concepto que refiere a la tendencia de los motores de búsqueda de proporcionar resultados cada vez más precisos y personalizados.

Ver: ¿Qué es la búsqueda semántica de Google? – ‘Semantic search’

¿Hay que hacerle caso al Yoast SEO?

Yoast SEO, Rank Math u otros complementos SEO pueden tomarse como una referencia, pero ni más, ni menos.

No creer que porque quedó todo en verde la optimización es perfecta y se posicionará seguro. No. Si fuera tan fácil…

De hecho, muchos especialistas en posicionamiento, que actualmente son líderes entre los resultados de búsqueda, ni siquiera utilizan plugins SEO.

Más que trabajar a ciegas, saben cómo estructurar el texto para complacer a los motores de búsqueda y, principalmente, se centran en lo que más importa: el usuario. Ahí está la clave.

La intención de búsqueda, un factor mucho más importante que la densidad

En una línea, la intención de búsqueda refiere a qué es lo que está buscando el usuario.

Más que para robots, uno escribe para otros. Los contenidos se crean para que sean leídos por usuarios, antes que para algoritmos de motores de búsqueda.

La intención de búsqueda del usuario es un factor de peso mucho mayor que la densidad de palabras clave.

Para ello, resulta fundamental prestar especial atención a los siguientes criterios:

En los zapatos del usuario

Tratar de ponerse en el lugar del usuario para comprender cuál es su intención de búsqueda.

Tras identificar una palabra clave jugosa, más que enfocarse en su uso exacto y repetido, poner el foco en la intención de búsqueda al momento de escribir, para así crear un contenido que coincida lo máximo posible con aquello que está buscando.

La escritura natural

Textos simples, claros y atractivos de leer. Piensa, de nuevo, como usuario. No pierdas de vista los ojos del lector.

Usa oraciones cortas, en voz activa, con verbos y sustantivos.

Una redacción de fácil legibilidad, con una forma y tono cercanos a como si estuvieras leyendo al usuario lo que acaba de consultar.

En 2013, con la actualización del algoritmo Hummingbird de Google, el gigante de los buscadores resaltó:

“Escritura natural en lugar de palabras clave forzadas”.

Al grano

Responde, concreta y directamente, la consulta del usuario. No te extiendas en largas e innecesarias introducciones, no rellenes los textos solamente para que tenga tanta cantidad de palabras.

Si vas a enfocar un contenido en la pregunta clave “¿Es verdad que el zapallo engorda?”, no escribas en el primer párrafo sobre los orígenes y beneficios de los zapallos. Contesta si engorda o no, basándose en fuentes apropiadas.

Luego, podrás extenderte en otros asuntos relacionados en el mismo texto, pero ve al grano de una.

Responde al usuario sus preguntas sin divagar por acá y allá, sin mareos ni trampas.

Si escribes un artículo que no satisface en nada la intención de búsqueda, esto afecta en la tasa de rebote. El usuario entrará y se irá, por más que sea un contenido de 1500 palabras con 27 repeticiones de palabra clave.

Una tasa de rebote alta supone que los usuarios se quedan menos tiempo en tu sitio, una señal que toman en consideración los motores de búsqueda al devolver sus resultados.

Pero una tasa de rebote baja significa que los usuarios permanecen más tiempo navegando tu sitio, siendo una métrica de peso para conseguir una mejor clasificación.

No uses palabras clave en títulos y metadescriptions en contenidos que, al acceder, no abordan ese tema prometido. Esa clase de anzuelos no sirven.

Las palabras claves solas son insuficientes.

Los textos deben ser, sobre todo, de calidad y responder lo mejor posible la consulta del usuario, con títulos, subtítulos y un cuerpo de contenido que invite a seguir leyendo.

La interacción del usuario con una página o artículo es una variable tenida en cuenta para determinar si lo que se ofrece cumple o no con la intención de búsqueda del usuario.

El algoritmo de aprendizaje automático RankBrain, por ejemplo, es el tercer factor más importante para la clasificación, luego del contenido y los backlinks (vínculos de retroceso). Un criterio que evalúa, entre otras cosas, cómo los usuarios interactúan con los resultados.

Conclusión

El hecho de que los usuarios pasen más tiempo navegando en tu página web muestra a los motores de búsqueda que ese sitio es relevante para esas determinadas consultas.

Lo que realmente pesa es la buena experiencia del usuario.

En otras palabras, cuando su intención de búsqueda coincide con el contenido de un sitio web. Y esto no tiene ninguna relación con la densidad de palabras clave.

Fuente para ampliar:

Keyword Density: How Important is it for SEO? – Keyword Tool Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *